DEJAR LOS LÁCTEOS DE MANERA FÁCIL

Rompiendo mitos sobre el consumo de leche animal

Entre el 1 y el 10 de marzo llevaremos a cabo el reto #10diassinlacteos, una iniciativa que hacemos de la mano con Ecomil y Naturgreen y que tiene como objetivo ayudar al consumo consciente y apoyar el cambio de hábitos de quienes están en esta transición. Además durante esos días, queremos hacértelo más fácil y ponemos la Probiotic box con envío gratis a toda España peninunsular.
Sabemos que el consumo de lácteos de orígen animal no solo tiene implicaciones negativas en la salud de las personas, sino en el medio ambiente y por supuesto en los animales. Hace algunos años, pensar en una dieta sin lácteos era inimaginable, pero ahora las investigaciones y las alternativas que se han generado en pro del consumo consciente y el cuidado medio ambiental, hacen que dar el paso sea mucho más fácil. Un gran aliado en este cambio de paradigma es sin duda la tecnología, que nos permite estar aquí y ahora leyendo este artículo y accediendo desde cualquier punto a información relevante que nos da argumentos y nos permite tomar decisiones, es por esto que queremos compartirte algunos mitos asociados al consumo de lácteos que hacen parte integral de los contenidos de nuestro reto.

Algunos mitos falsos sobre el consumo de lácteos de origen animal.

La leche de vaca es la mejor fuente de calcio

Los lácteos no son los únicos ni son los mejores alimentos para proporcionarnos este mineral. De hecho, antes de la aparición de la ganadería, los humanos contaban con niveles óptimos de calcio que conseguían a través del consumo regular de alimentos de origen vegetal.
Algunos de los más ricos en calcio son:

Almendra: 252 mg/100 g
Espinacas: 120 mg/100 g
Tahini: 420 mg / 100 g
Col kale: 254 mg/100 g
Tofu: 350 mg /100 g

Leche de vaca 120 mg /100 ml.

El calcio de la leche es el que mejor se absorbe

Los defensores de la industria láctea a menudo aceptan la existencia de otros productos de origen vegetal más ricos en calcio que la leche, pero insisten en que ésta es la que nos proporciona un calcio más biodisponible, es decir, más fácil de absorber. Sin embargo, según datos de la Asociación Americana de Dietética, el calcio de los lácteos se absorbe en un 32.1%, mientras que el porcentaje de absorción de los siguientes alimentos vegetales es el siguiente:

61.3% del brócoli
68.6% de la coliflor
49.3% de la col kale
20.8% del sésamo
21%  Almendras

Los lácteos vegetales son más caros

Las leches, yogures y quesos vegetales actualmente tienen diversos precios según la calidad, marca, forma de producción. Lo cierto es que a medida que más personas están optando por este tipo de alternativas, el gap entre los productos de origen animal y las alternativas vegetales es menor. La leche y la carne en Europa cuentan con subsidios de la PAC para poder mantener precios bajos, esto se le suma que cuentan con un IVA reducido del 4%.

Es importante saber además de los valores de mercado para este tipo de productos, cuál es el verdadero coste, tanto ambiental como en términos de salud pública. Si existieran este tipo de mediciones oficiales por medio del gobierno, posiblemente nos daríamos cuenta como usuarios que el coste real de los productos de origen animal, son mucho mayores de lo que creemos.

La gandería ayuda a la biodiversidad

Una de las mayores amenazas para la biodiversidad es la actividad humana, que está cambiando el uso del suelo y provocando la destrucción de los hábitats de las especies. Un buen ejemplo de esto es la conversión de tierras vírgenes en tierras agrícolas. En la actualidad, casi la mitad de toda la tierra habitada se utiliza para la agricultura, y la industria cárnica y láctea exporta el 80 % de esta cantidad a nivel mundial. Cultivar solo una cosa nunca es algo bueno, pero el monocultivo de soja (Por ejemplo) está destinado en su mayor parte para alimentar ganado.

El uso de la tierra debe hacerse más eficiente, esto se puede hacer en un primer paso cultivando algo que la gente pueda comer directamente. Cuando las vacas se quedan fuera, podemos producir más alimentos, en menos tierra, lo que significa que una mayor parte de la naturaleza puede permanecer salvaje, lo que a su vez contribuye a la biodiversidad.

Queremos que cada vez más la nutrición y el consumo consciente sean un estilo de vida que impacte a más personas, no solo por los beneficios que puede traer a su salud, sino porque hacerlo es aportar a la sostenibilidad, el cuidado del medio ambiente y disminuir la explotación y el sufrimiento animal.

Actualmente, según cifras facilitadas por WWF, la explotación intensiva que impide incluso que una vaca pueda amamantar a su cría y que reduce su vida útil, pasando de 20 años en campo abierto a 5 años en granjas lecheras, representa  el 95% de las explotaciones ganaderas en España.

Con este reto tenemos el objetivo de que más personas se unan a la misión que compartimos, además de evidenciar que hacer cambios en los hábitos de consumo puede ser más fácil de lo que imaginamos.¿Lo hacemos juntxs? suscríbete y recibe las recetas, tips, consejos y herramientas para que puedas emprender el camino hacia una dieta sin lácteos y ¿Quién sabe? ¡100% plant based! ¿Why not?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.