Pasos hacia un hogar más saludable y ecológico

Según la OMS, pasamos el 80% de nuestro tiempo dentro de nuestros hogares, en estos momentos de confinamiento probablemente incluso más. Por lo cual nos parece importante hacer esta entrevista con Sandra Martín-Lara del estudio de arquitectura slowûp para que nos ayude a entender, qué pasos podemos dar hacia un hogar más saludable y ecológico: 

Desmontando el primer mito, constatamos que la arquitectura saludable, abierta y sostenible no es más costosa. La solución está en la estrategia, se trata de parar y tomar las decisiones adecuadas.

Invertir en lo pasivo, en lo que tenemos y en la base,m más que en lo superfluo. Pensar en que los espacios o materiales pueden tener más de una función. En eso tenemos que aprender mucho de las plantas, que al no poder desplazarse toman decisiones lentamente y siempre toman la mejor adaptada a los recursos y los agentes externos cambiantes.

Para hablar de  arquitectura sostenible o de  hogares saludables hay que comentar que estos dependen de  factores ambientales, invisibles y que hacen que nuestros espacios construidos tengan consecuencias sobre la ecología y la salud: 

1 Calidad del aire

El llamado “estado del bienestar”  nos ha llevado a tener hogares tóxicos.  No somos conscientes de que estamos rodeados de altas dosis de compuestos perjudiciales para la salud. Existen entre 120-150.000 substancias químicas con las que convivimos.

Los científicos le llaman pandemia silenciosa.

Según estudios de La Agencia americana que vela por la Salud Ambiental, el aire de los hogares está entre 2-10 veces más contaminado que el de la calle.  Este aire contaminado no entra solo, lo contaminamos nosotros mismos con pinturas, materiales de muebles, alfombras, productos de limpieza del hogar, detergentes, ambientadores…  pero tendemos a pensar que dentro del hogar estamos más seguros .  

Hay varias soluciones o hábitos sencillos y sanos de toda la vida que podemos recuperar:

Casa Terral - slowûp
    • Ventilar unos 20 minutos al día.
    • Intentar no introducir las sustancias que pueden bajar esa calidad ambiental.  Lo más sencillo, práctico y menos costoso, es usar los productos que tenemos a mano: vinagre blanco, bicarbonato, limón y jabón neutro. Podemos hacer nuestros limpiadores de manera fácil.   
    • Incorporar la naturaleza como un nuevo elemento determinante en el espacio arquitectónico. Podemos introducir plantas que purifican el aire,  (Potos, Espatifilo, Palmera de bambú, Lengua de tigre, Ficus robusta, Diffenbachias,  Cinta, Hiedra inglesa…). Es suficiente con 2-3  plantas en un ambiente de 10 o 15m2, si hay variedad mejor, ya que cada planta se encarga de limpiar mejor los cinco contaminantes más comunes: benceno, xileno, amoníaco, tricloroetileno y formaldehído.

También hay que remarcar que el contacto físico y visual con plantas tiene efecto positivo sobre las emociones y el desarrollo cognitivo y por tanto, sobre la salud.

Nest City Lab - Apocapoc

2- Descanso

El dormitorio es el lugar donde vamos a regenerarnos, 8 horas donde el organismo pone en marcha los mecanismos de equilibrio, reparación celular, el sistema de la glándula pineal, de la melatonina. Hemos de prevenir que  algunos factores ambientales no interfieran en todos estos procesos. Debemos mantener los ritmos circadianos y los birritmos regulados. La glándula pineal funciona cuando no hay luz, es importante dormir m sin luz que nos entre de la calle ni la del propio hogar para evitar sdar información errónea al cerebro- si piensa que es de día, cuesta más tener un sueño reparador. 

Deberíamos poner luces en el dormitorio que den información al cerebro de que el espectro electromagnético emitido es el mismo que el del sol al anochecer, cuando dominan las frecuencias del rojo. La  temperatura también es otro tema importante. Es mejor una temperatura más baja y dormir con buen edredón. 

3- Ropa y tejidos (toallas, ropa de cama, servilletas…)

Notamos confort  entre la ropa sintética y el algodón, lino o seda. No tienes electricidad estática…Mejor comprar tejidos naturales. Aunque si un algodón está tratado con pesticidas en el cultivo, o durante su proceso ha incorporado procesos de teñido, que llevan sustancias que son nocivas, por ejemplo, una persona que tenga sensibilidad química múltiple lo notará, mejor algodón orgánico sobre todo en la ropa de cama que está más en contacto con el cuerpo.

Casa Terral - slowûp
Casa Terral - slowûp

4- Geobiología

Los campos electromagnéticos que hay en nuestras casas también pueden afectar a nuestra salud y se pueden controlara.

Existen dos tipos:

  1. Artificiales: los cables de las instalaciones eléctricas, sobre todo los que están cerca cabecera de la cama.

Una solución es colocarlos en un tubo apantallado  o bien poner desconectores eléctricos automáticos de red (bioswitch) en el cuadro general eléctrico.

Otra cosa aconsejable es  desconectar o desplazar lo más lejos posible del organismo equipos de tecnología que emiten campos electromagnéticos 

(radiodespertadores electrónicos, el móvil enchufado, cámaras vigilabebés, apagar wifi,existen relojes temporizadores sencillos donde se puede conectar- desconectar el wifi de noche).

2. Naturales: Una buena estrategia para evitarlos es colocar el mobiliario donde más tiempo pasamos o descansamos, como la cama en una zona en que no haya una incidencia alta de radiaciones, (zonas estables), esto se hace mediante un estudio geobiológico.

Otros factores a tener en cuenta: confort visual, confort higrotermico, confort acústico, electroclima.

Nest City Lab - Apocapoc

Bioconstrucción

La única vía para adecuar las casas con una salud más integral es la “biología de la construcción”, que sigue el patrón del ser vivo en relación al de la naturaleza.

La arquitectura ecológica:

  • Diseña bajo patrones y sistemas de principios de permacultura, biofilia y bioclimatismo.

  • Minimiza al máximo todos los tóxicos, físicos, químicos y biológicos.

  • Usa recursos naturales como la luz, el sol, el aire, un buen aislamiento, uso de materiales naturales, orgánicos y ecológicos (pinturas de cal, vs pintura sintética, yesos naturales, aislamientos de corcho, lana, fibra de madera, algodón, vs poliestirenos, lana de roca, madera natural vs metal o cemento,  piedra…)
  • Usa los recursos materiales ya existentes, mediante la reutilización.

Podríamos decir que para tener entornos interiores saludables deberíamos considerar algunas acciones:

Nest City Lab - Apocapoc
  • Uso de cerramientos con alta permeabilidad vapor de agua (carpinterías de madera), evita condensaciones y humedades y aparición de hongos
  • En fase de diseño, evitar entrada de agua  paredes, cubiertas, suelos, para  evitar aparición de hongos.
  • En fase de diseño, en suelos graníticos, la ventilación de los espacios  en contacto con el suelo y la edificación poner barreras para evitar  que la radioactividad natural del terreno penetre en el interior
  • La renovación de aire, la ventilación cruzada la extracción del aire viciado de los locales húmedos,  eliminando contaminantes como el CO2, los compuestos svolátiles COVs.
  • Uso de revestimientos y acabados de las paredes, pavimentos, techos, mobiliario el uso de materiales naturales como la madera, cal, yeso, corcho, piedra, cerámica…, pinturas y barnices naturales que tengan las mínimas emisiones de compuestos químicos. Evitar los plásticos para reducir la electricidad estática y liberar COPs y COVs.
  • Buen diseño de las instalaciones y la distribución de los espacios como a primera barrera de protección ante la inmisión de 

contaminantes generados por los propios elementos y equipos del edificio (campos eléctricos y electromagnéticos que emanen de los centros de transformación, antenas receptoras, etc.).

  • La elección de sistemas de calefacción / refrigeración se debe hacer con coherencia a la necesidad de renovar el aire, el control de la humedad relativa interior y en la forma de transmisión de calor, sin olvidar los materiales de revestimiento de las estancias. La consideración simultánea de estos factores ayudará a minimizar los contaminantes de tipo físico y químico incluso el uso de climatización. Aislar bien, colocar ventiladores de techo con ventilación cruzada…
  • La correcta ejecución de la instalación de puesta a tierra, su continuidad, la conexión de las masas metálicas del edificio (estructura, antenas, barandillas, acabados de fachadas, …) minimiza el campo eléctrico de baja frecuencia que se deriva de la corriente eléctrica.
  • Para los sistemas de transmisión de voz y datos se recomienda priorizar el acceso a las redes mediante el uso de tecnologías cableadas a fin de minimizar la exposición a la radiación electromagnética, minimizar el uso del wifi en la medida de lo posible.

Biografía de la entrevistada

Sandra Martin-Lara se formó como arquitecta en la ETSAV-UPC de Barcelona. Durante los primeros de profesión

Se dio cuenta que la arquitectura que estaban realizando había perdido la función principal de la arquitectura como la tercera piel protectora.

Cómo muchos, tras la crisis inmobiliaria, se replanteó recuperar la tradición familiar y aplicar inovación, co fundando SBM s-low  y se desplazó como arquitecta a Tanzania y Kenia, donde pudo profundizar y experimentar sobre el desarrollo sostenible. 

Sandra Martín-Lara

La lección principal fue la importancia de habitar el lugar del proyecto, para conocer a fondo el entorno; confiar en los recursos existentes, fácilmente disponibles,  sin depender de sistemas externos.

En 2016 pudo transferir esa filosofía profesional en dos proyectos en España: por en lado, aplico el sistema de bioconstrucción modular s-low en la casa Terral; y por otro,  Apocapoc BCN,  le brindó la oportunidad de formar parte del equipo de co-creación del Nest City Lab: un laboratorio urbano para la sostenibilidad, en el que se siguen creando hoy día, de forma colectiva, un ecosistema que apuesta por una sociedad libre y respetuosa con todos los seres vivos y la naturaleza.

Para Sandra, la arquitectura debe ser una herramienta que mejore la calidad de vida individual y colectiva, apoye las economías locales y fomente el equilibrio ecológico. De ahí que su enfoque vaya orientado a la investigación y uso de materiales de construcción naturales, locales, saludables y asequibles.

Bibliografía recomendada:

1. Bueno, Mariano. (1992) El gran libro de la casa sana. Salud y Hábitat. Geobiología y Bioconstrucción. Ediciones Martínez Roca.

2.Silvestre, Elisabet. (2015) Vivir sin tóxicos. RBA. Integral

Entrevistada Sandra Martín-Lara de slowûp arquitectura 

Nest City Lab - Apocapoc

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *