Entrevista a lxs fundadorxs de NEST CITY LAB.

Hace poco hemos comenzado una serie de entrevistas sobre los proyectos vecinos que habitan en Nest City Lab, en el último artículo hablamos con Sandra Martín-Lara de slowûp arquitectura sobre los pasos hacia un hogar más saludable y eco. En esta otra ocasión hemos querido entrevistar al ente ¨aglutinador¨ de estos proyectos de los que iremos hablando de a poco. Es por eso que hablamos con lxs fundadorxs de Apocapoc BCN. 

¿Cuál es la misión del proyecto Nest City Lab / Apocapoc? 

La misión de Apocapoc BCN es de imaginar y crear espacios de vida que invitan a experimentar y desarrollar hábitos sostenibles y con impactos regenerativos. Estos hábitos incluyen valores de respeto hacia dentro y hacia fuera, de amabilidad hacia sí mismo y su entorno, de belleza y generosidad. 

 

¿Cuáles son las disciplinas que interpelan el proyecto?

Las disciplinas son varias y todas  convergen hacia un desarrollo integral de la persona desde sus necesidades interiores a exteriores, desde la necesidad de sentirse en seguridad hacia la de autorrealización. Tocamos a la arquitectura ecológica y saludable, a la permacultura, a las prácticas de desarrollo personal a través del yoga y del mindfulness, a los rituales de cuidado del cuerpo, de las emociones y de la mente, a la nutrición respetuosa de uno mismo, de todos los seres y del planeta, a las relaciones interpersonales a través  de encuentros y proyectos comunes.

Provocamos unas reflexión sobre los temas de habitar, nutrirse, relacionarse, impactar de manera positiva,  cuidar, amar.

¿Cómo es la relación con la naturaleza dentro del espacio?

La relación con la naturaleza es omnipresente. El espacio está  diseñado para dar prioridad al mundo vegetal y a los elementos naturales. 

La naturaleza está al centro de todo. Apostamos por la regeneración de la biodiversidad de las ciudades, por recuperar un suelo viviente, por  restablecer un paisaje urbano equilibrado y sano, por un cultivo “m0”. Dentro de este entorno, el ser humano puede re-aprender a estar adaptado a los ciclos naturales y dejar de pensar que la normalidad es el mundo artificial y poco sostenible.

Val y Fab con Max en la huerta aeropónica.

 

¿Cuál es la función de esa relación?

El bosque comestible, es un punto de convergencia y un pasaje obligado dentro del día. Este contacto cotidiano con la naturaleza invita a la observación, la contemplación, la maravilla. Provoca el agradecimiento por todos los servicios naturales, abundantes y gratuitos. Celebramos la belleza intrínseca de la vida.

¿Hacia qué dirección avanza el proyecto en el contexto actual de crisis climática?

Con la urgencia climática y la crisis ecológica en general, queremos reforzar la presencia y el apoyo de los individuos y organizaciones que ya están en proceso avanzado hacia la sostenibilidad. Nos parece muy importante dar por visible la comunidad local y internacional de actores del cambio hacia un mundo regenerativo. Además cualquier proceso de cambio necesita soporte mutual y alianzas sanas. A menudo nos sentimos aislados y solos dentro del proceso de transición. El Nest City Lab quiere enfocarse sobre lo que nos une dentro de una visión vitalista del mundo. No tenemos tiempo para divisiones políticas.

¿Hay un aspecto pedagógico en las funciones de Nest? 

Todo el espacio está en modo” Laboratorio”, nos ayuda a generar preguntas, hipótesis y encontrar respuestas a través del cambio de hábitos y de la capacidad de convertirse en un “maker” con un impacto positivo. 

Vemos el Nest City Lab como una escuela de la vida. El aprendizaje se hace en continuo durante el cotidiano dentro de una comunidad de práctica.

¿Como son los learning lunch y qué relaciones se gestan? 

Los Learning Lunch crean un espacio y un tiempo para cuidar la necesidad de nutrirse a todos los niveles, para compartir sus pasiones y intereses, o para descubrir los de alguien, para aprender a escuchar, observar y practicar el arte de la conversación. Siempre hay algo que aprender sobre un tema, una persona, uno mismo.

Dentro de este “ritual” semanal, queremos evitar cualquier etiqueta y presión. Así que las invitaciones solo incluyen un tema y un nombre. Queremos crear un espacio acogedor fuera de cualquier preocupación competitiva. Es un tiempo humilde y abierto. Es un mix entre un ”open mic” y una comida familiar.

A través de esta experiencia se crea una posibilidad de relacionarse con su entorno. Es muy difícil tener prejuicios en contra a una persona cuando se descubre en un contexto que la apasiona.

¿Cuáles son las dificultades que atraviesa el proyecto (Si las hay) en la disidencia de lógica de dinámicas/mercado/modelo de negocios  con respecto a otros espacios de trabajo compartido? 

El impacto visual del proyecto y su estética atraen de manera bastante universal por los elementos naturales así que ciertas veces tenemos usuarios o visitantes que vienen para razones equivocadas y que no tienen un deseo de cambio aliñado con nuestra misión. 

El cerebro humano para entender crea categorías con etiquetas y a veces nos tocan unas que no corresponden a nuestros objetivos. Cuando se reduce el campo de entendimiento a solo una parte del objetivo se crean malentendidos. Pongo aquí dos ejemplos:

  • Con la cultura del “Low cost”, de gratuidad o de subvención pública, los costes reales se quedan escondidos, la noción de valor se pierde en el proceso. Esta cultura puede generar hábitos poco sostenibles.

¨Nuestro proyecto es un negocio de familia y amigos que tienen una necesidad de sostenibilidad económica sin mecanismos de compensación. Este parámetro implica encontrar personas que entienden el valor que ofrecemos y que estén dispuestas a contribuir al proyecto de manera justa, equilibrada y feliz.¨ 

  • La abundancia del proyecto con tantos espacios que se consideran poco optimizados al nivel financiero, puede asimilarse a los códigos del mundo del lujo. Este mundo implica un alto nivel de servicios para consumidores ultra exigentes. Nuestro proyecto, en cambio, cree en un ser humano libre, independiente, interconectado fuera de la lógica consumerista. Este ser humano necesita poco y contribuye mucho. Siempre nos podemos adaptar cuando hay necesidades razonables o fáciles de implementar. Nuestra base es minimalista, sobria y generosa a otros niveles.
Valerie Aubert Pietri, Fabien Franceschini y Sebastien Detroyat (Fundadores de Apocapoc)

Los modelos tradicionales funcionan dentro de otras lógicas. Cada dia, nuestro proyecto es una oportunidad para impactar de manera positiva y participar a un esfuerzo colectivo hacia el mundo que queremos. Esta diferenciación implica para cada uno esfuerzos, paciencia,  pasión y dedicación.

¿Cuáles son las historias de abundancia que han pasado o que permanecen en Nest.?

Como miembro tan especial del Nest City Lab, te devuelvo la pregunta!

Mudar nuestra casa en el Nest ha sido a encontrar el mejor nido para nuestro proyecto. Por fin pudimos desarrollar el obrador de quësos veganos  y el restaurante en un espacio enriquecedor en todos los aspectos. 

Muchas veces poder desarrollar un proyecto ético y sostenible desde un espacio individual resulta agotador y frustrante. En Nest todo te lleva de manera fluida a mejorar y dar un paso más hacia la sostenibilidad y hacia tejer redes para construir un mundo mejor desde lo colectivo, así que estamos muy agradecidos de poder hacer raíces allí y mezclarnos con el ¨Plant power¨ que emana en el ambiente. 

¡Muchas gracias Val, Fab y Seb por esta entrevista por invitarnos a ser parte del nido!

Contácto Nest City Lab: Página web / Instagram / Facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *